EL LENGUAJE DE LAS VELAS
                                                                               



 

Muchas personas que me consultáis sabeis que os aconsejo mover energías, hacer limpiezas o favorecer peticiones con el manejo de las velas. Os incluyo este espacio para que entendáis un poco mejor su lenguaje y os sea mas fácil entender como está la energía en vuestras peticiones.

Cuando la llama suelta chispas

Indica que se puede tener algún tipo de desilusión antes de que su pedido se vea realizado.


Cuando varias lágrimas se unen formando una mayor

Esta acumulación de cera, siempre augura que se le avecinan al consultante situaciones conflictivas que tendrá que resolver, quiera o no quiera. Le asaltarán un sinfín de dudas y preguntas a las que no encontrará respuesta. Se podría decir, que se encontrará en una encrucijada. Nos aconseja que rectifiquemos nuestra forma de pensar y de actuar. A menudo un simple cambio de actitud es suficiente para generar cambios positivos.

Cuando la llama sube y baja

Le indica que usted está pensando varias cosas al mismo tiempo, su mente está un poco confusa. También indica confusión si la petición es para otra persona.

Cuando la mecha se divide en dos.

Indica que la petición no se le cumplirá, porque lo que se ha pedido no se ha hecho con suficiente convicción.  es necesario tener calma y fe cuando nos diponemos hacer una petición, la predisposición tiene que ser firme.


Cuando la lágrima cae por la derecha.

Le indica al consultante la solución de sus problemas y la aclaración de las cuestiones pendientes. Presagia soluciones rápidas en la vida de quien consulta. Se han de esperar cambios.
 

Cuando la lágrima cae por la izquierda.

Augura dificultades y  lentitud. Se han de esperar tardanza en la resolución de los problemas pendientes. En amor presagia desconfianzas. La persona a quien se le pone la vela puede tener confusión y melancolia.



Cuando la punta de la mecha es brillante.

Augura  suerte en su pedido. Lo que se ha pedido, lo verá realizado, se tiene que valorar también el comportamiemto de la llama para equilibrar la solución.


Cuando la vela se apaga por sí sola y sin motivos aparentes.

Este síntoma  indica que la parte más difícil del pedido será realizado, pero el resto dependerá solo  de su fuerza de voluntad y capacidad de esfuerzo para conseguir verlo realizado.
 

Cuando la llama vacila.

Indica que el pedido tendrá algunos cambios. Las cosas no saldrán como se desean desea o se espera. 


Cuando la llama parece un espiral.

Le indica que su solicitud será escuchada..., el mensaje está en camino. Se recibiran buenas noticias.


Cuando la llama oscila hacia la derecha.

Augura buenos momentos tanto en el amor como en el trabajo, buenas noticias.


Cuando la llama permanece estática (sin oscilación).

Anuncia estabilidad, estancamiento y poca acción. En el amor se asocia a la paz emocional, la tranquilidad y el sosiego. La situación presente seguirá estancada. No son de esperar cambios a corto plazo, Se tiene que valorar también la mecha para equilibrar la resolución.



Cuando una vela llora mucho.

Indica que en el momento presente, hay muchas interferencias que dificultarán el que su deseo se vea realizado en un tiempo más o menos breve. Son siempre augurios de retrasos y complicaciones.



Cuando la lágrima cambia de dirección.

Los ziszas, simbolizan dudas y desconfianza, en uno mismo y en los demás. Manifiesta que el consultante pasará por una crisis o una etapa bastante problemática. Se aconseja prudencia.



Cuando la llama oscila hacia la izquierda.

Manifiesta buenos momentos para proyectar o idear situaciones, pero no para ejecutarlas, el momento presente es para sembrar no para obtener.


Simbolismo de la A a la Z



La vela posee su propio significado, y teniendo en cuenta la forma de su llama, el tamaño, los movimientos y su color, expresa lo siguiente:

ABANDONO: La llama arde con debilidad y frecuentemente se apaga.
ABATIMIENTO: Es baja y en ocasiones llora.  La llama es nítida y crece.
ACERTAR: Es limpia y aumenta de tamaño.
 AGREDIR: La flama chisporrotea y a veces desprende humo oscuro.
AMBICION: La llama dobla su tamaño. Si se trata de un anhelo sano es nítida.
AMBIVALENCIA: Baja y oscilante.
AMISTAD: El fuego prende bien. Es claro y se agranda si ese sentimiento va a ser duradero.
AMOR: La llama coge sin problemas al primer intento. Será nítida y ascenderá con fuerza si se va a ser correspondido.
ANGUSTIA: La vela llora, desprende humo oscuro o puede chisporrotear.
APROBAR: La flama es clara y crece en sentido ascendente.
AUMENTAR: El fuego dobla su tamaño, siendo nítido y muy brillante.
AUTORIZAR: Es nítida y crece.

AVARICIA: La llama chisporrotea, se consume rápidamente y en la punta de la mecha se acumulan unas bolitas de grasa. A veces el fuego da vueltas en forma de espiral.

BEBIDA: La vela llora, se extingue rápidamente y su
llama puede llegar a desprender chispas o humo.
BENEFICIO: La flama es limpia y se desarrolla.
BODA: Prende sin problemas, dobla su tamaño nítida-
mente e incluso se llega a observar un tono más
brillante en la punta.
BONDAD: La llama es clara y crece. En el centro adquiere una coloración azulada.

CAMBIO: El fuego es nítido y aumenta de tamaño si la transformación es positiva.
CASAR: Véase BODA.COMPRAR: Es clara, limpia, y crece cuando anuncia una buena adquisición.
CONFIRMAR: La flama es resplandeciente y doblará su dimensión rápidamente.
CONSEGUIR: Es nítida y se desarrolla si el asunto va a lograrse.
CONSERVAR: El fuego es claro y no debe apagarse ni menguar.
COOPERAR: Véase AYUDA.
CURAR: La llama es limpia, prende a la primera

DEMORAR: Arde con debilidad, llegando incluso a disminuir de tamaño.
DESCONFIAR: Puede chisporrotear, llorar o desprender humo. En ocasiones, se moverá en forma de espiral.
DESEMBOLSO: La vela llorará o desprenderá chispas.
DESISTIR: Véase CESAR.
DESTACAR: El cirio arde nítidamente y las dimensiones de la llama aumentarán en sentido ascendente.
DISMINUIR: La llama mengua su tamaño. Si ocurriera que se apaga, significa que habrá pérdidas importantes.
DOLOR: La vela llora, desprende humo oscuro o chisporrotea.

EMBARAZO: La llama dobla su tamaño y adquiere una tonalidad más brillante,
EMPEZAR: Es nítida y va aumentando de volumen.
ENCONTRAR: El fuego es limpio, claro, y crece en sentido ascendente.
ENGAÑAR: Desprende humo oscuro, da vueltas en espiral, chisporrotea y en ocasiones se apaga. ENFERMEDAD: Véase DOLOR.
EXAMEN: Cuando augura suerte, la llama crece brillante.
EXITO: La flama dobla su volumen, es nítida y en el extremo de la mecha se vislumbra una tonalidad más resplandeciente.
EXTRAVIAR: Desprende humo negro, disminuye su tamaño y por lo general se apaga.

GALARDON: La llama se desarrolla nítida.

HERENCIA: La flama prenderá al primer intento, crecerá nítida y doblará su tamaño.

FAMA: La llama aumenta sus dimensiones y es diáfana.
FAVOR: Crece nítidamente.
FELICIDAD: El fuego dobla su magnitud y el final de la mecha adquiere un tono más brillante.
FIAR: La flama se desarrolla con claridad.
 FINANCIAR: Crece nítida.
FINGIR: El fuego desprende humo oscuro, chisporrotea, e incluso se apaga.

GALARDON: La llama se desarrolla nítida.

HERENCIA: La flama prenderá al primer intento, crecerá nítida y doblará su tamaño.

INDECISION: La llama arde con debilidad y oscila. INDEMNIZACION: El fuego crece nítidamente.
INDIFERENCIA: La flama quema excesivamente
baja y en ocasiones se apaga.
INDISCRECION: Desprende humo negro o chisporrotea.
INEFICACIA: Arde lánguidamente y a veces se extingue.
INFERTILIDAD: Puede no prender a la primera, quema excesivamente baja y con frecuencia se
INFIDELIDAD: La vela llora, chisporrotea o de ella se desprende humo negro.
INFORTUNIO: El cirio llora, suelta humo negro o chispas.
INSOLVENCIA: La llama arde débil y a menudo se apaga.

LUTO: El extremo de la mecha acumula grasa. La vela se extingue anunciando la muerte cercana. También puede llorar o desprender humo negro.

JUICIO: Crece nítidamente cuando anuncia resultados felices.

LADRON: La llama desprende chispas, humo negro o se mueve formando una espiral.
LAMENTAR: La vela llora y arde con debilidad.
LEGALIZAR: El fuego aumenta de tamaño nítidamente.
LIBERAR: La llama crece con claridad.
LIBERTINAJE: Chisporrotea, desprende humo negro
o acumula en la mecha unas bolitas de grasa.
LOCURA: La vela llora o chisporrotea.
LONGEVIDAD: El fuego dobla su tamaño y es nítido.
LOTERIA: La llama aumenta de volumen en sentido
LUCHA: Chisporrotea.
LUTO: El extremo de la mecha acumula grasa. La vela se extingue anunciando la muerte cercana. También puede llorar o desprender humo negro.

MALDAD: La llama chisporrotea, suelta humo oscuro y oscila.
MALGASTAR: La vela llora.
MELANCOLIA: El cirio llora.
MENDIGAR: La llama quema con debilidad y en ocasiones se apaga.
MENTIR: La llama echa chispas o desprende humo oscuro.
MERECER: El fuego dobla sus dimensiones. Es nítido.
MORALIDAD: Crece rápidamente.
MOTIN: La llama chisporrotea o emana humo oscuro.
MUTILAR: La vela llora y con mucha frecuencia se extingue.

NEGAR: Arde con debilidad y también oscila.
NEGOCIAR: Crece el tamaño de la llama cuando augura buenos tratos.

OBEDECER: La llama crece clara y limpia.
ODIAR: Desprende chispas y humo negro.
OPOSICION: El fuego arde muy bajo y a menudo se apaga.

PACIENCIA: La flama quema nítida pero no aumenta de tamaño.
PALIZA: La llama echa chispas o desprende humo negro, mientras que la vela llora.
PARALISIS: El fuego se apaga o se acumula grasa en el extremo de lá mecha.
PARTIR: La llama arde nítida y cuando crece augura un buen desplazamiento.
PAVOR: Desprende humo negro o chisporrotea.
PELIGRO: La llama chisporrotea, el cirio llora o des
PENURIA: Arde con debilidad y en ocasiones se apaga.
PERDONAR: La llama es nítida y aumenta de dimensión.
PERECER: El extremo de la mecha acumula grasa. La vela se apaga o llora.
PEREZA: La llama quema excesivamente baja.
PERJUDICAR: El fuego desprende humo oscuro o chisporrotea.
PRECIPITAR: La llama echa chispas.
PRESIDIO: La flama suelta humo negro. La vela llora y puede llegar a apagarse.

REANUDAR: Crece nítidamente.
RECAER: El fuego mengua. La vela llora.
RECONCILIAR: La llama aumenta nítidamente en sentido ascendente.
RECHAZAR: Prende con debilidad y oscila.
REMEDIAR: Crece limpia, clara.
REÑIR: La vela chisporrotea, desprende humo negro
RIVAL: El fuego chisporrotea o desprende humo negro.

SACRIFICAR: La llama arde con debilidad y a veces la vela llora.
SALUD: Nítida y va aumentando de tamaño.
SANGRAR: El cirio llora.
SECRETO: La flama quema muy baja.
SOBREPONERSE: El fuego crece paulatinamente. Es diáfano.
SOLEDAD: La llama es débil y a menudo llora la vela.
SUICIDIO: La vela llora y se apaga.

TRABAJO: La llama asciende nítidamente, si va a lograrse el empleo.
TRAGEDIA: Se mueve en forma de espiral, chisporrotea, desprende humo y puede llegar a apagarse.
TRAICION: El fuego es débil y echa chispas o suelta humo negro. En ocasiones el cirio llora y se extingue.
TUMOR: La flama permite ver en la punta de la mecha un cúmulo de grasa.

USURPAR: La llama mengua y a veces se apaga.

VALOR: El fuego aumenta de tamaño es muy brillante.
VENDER: La llama es nítida cuando significa que la operación será beneficiosa.
VENGAR: Desprende humo oscuro y chisporrotea.
VIAJAR: Es clara y diáfana, desarrollando sus dimensiones cuando augura un buen recorrido.
VICIO: La flama desprende humo oscuro o chisporrotea.
VIRGEN: La llama es clara y limpia. La vela llora.



PSICOLOGIA PROFUNDA, AYUDA COGNITIVA
 
Publicidad
 
EXPERTA CARTOMANTE Y MAESTRA DE TAROT
 
ALTA VIDENCIA 806 48 42 57
ALTA VIDENCIA 806 48 42 57
 
SOLUCIONES A PROBLEMAS DE AMOR Y TRABAJO RAPIDAS Y EFICAZES
 
Hoy habia 1 visitantes (1 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=